I 15K nocturna Valencia

El sábado día 15 a las 22.00 se disputó la I 15K nocturna en la ciudad de Valencia. Esta carrera  había generado en mí muchas expectativas. Le tenía muchas ganalogos por diversas razones. La primera porque  parece que le he cogido el ‘tranquillo’ a las carreras de 15 km. No son tan explosivas como las 10K, ni tampoco (supongo) tan largas como una media, donde ya tienes que ‘guardar’ unas poquitas fuerzas para hacer los  21 dignamente! Pero a la vez creo que puedes ir bastante fuerte todo el rato… Si no pasa nada, las impresiones de la media os las contaré a final de año, ya que quiero estrenarme haciendo la media de Valencia! Sobre las carreras de 15 km ya me lo avisó mi amigo Toni (un crack que hace la 15 en menos de 55′!!!!)… ‘los 15 si los pruebas, te van a encantar…’ cuánta razón, Toni!!! 🙂 Me encantan!

1013672_380688815376841_1644434892_n

Fantástico ambiente a la luna de Valencia! 😀

Otra razón era hacer por primera vez una carrera nocturna… pensar que la avda. del Puerto, la calle de la Paz, la calle S.Vicente, Colón….  iban a estar cerradas para los 7600 corredores… en fin! Sólo pensarlo me ponía la carne de gallina. En ese sentido la prueba no me defraudó nada. Valencia de por sí me parece una ciudad preciosa, de noche… me encanta! Aunque algún tramo estaba un pelín demasiado oscuro…

Pero he de admitir que la razón que más me motivaba era superar mi anterior marca en una 15K, de hecho, sólo he hecho 2… la de Massamagrell y ésta. La primera conseguí hacerla en un tiempo de 1.12, y ésta quería bajar de 1.10… no me parecía descabellado, pero tampoco fácil… Y vaya… con esto me he dado cuenta de que últimamente me van los retos!!!

Esta carrera era totalmente llana, por grandes avenidas y la mayoría calles anchas, mientras que la otra tenía sus cuestas y sus montones de rotondas, que te hacían perder bastante tiempo 😦 … Esto me hacía ser optimista en cuanto a conseguir la marca… Ah! y lo más importante, después de la experiencia de meterme en el último cajón de salida (sup 1.10) en Massamagrell y tener que adelantar a cientos de personas, me metí en el anterior, en el azul! que es el sub 1.10, que si iba bien la cosa, realmente sería el mío…. Por ello sentí también una gran responsabilidad (je je), ya que me metía en el cajón azul… había que hacerlo mejor que en Massamagrell!!! Y acerté, porque apenas tuve que adelantar a gente, cosa que en la otra carrera también me hizo perder un tiempo valiosísimo… pero mira, de los errores se aprende!!!

Imagen1

El dorsal azul!!! Qué responsabilidad… 😀

El ambiente en carrera fue espectacular, 7600 personas preparadas por el puerto para salir a correr. Y lo mejor de todo, el equipo Passatge, que quedamos antes para hacernos la foto de rigor… y aunque falta mucha gente, aquí veis una gran muestra del grupo. Decir que el compi Julius esta vez ya ni huaraches… corrió descalzo!!! Madre mía! Y encima haciendo un tiempazo!! Enhorabuena!

5353_10200576931239771_899131549_n

Mi equipo Passatge… aunque faltan algunos tardones!! 😉

Para algunas compañeras era la primera 15K, para otras no, pero seguro que querían hacerlo mejor que las veces anteriores… así que cada uno teníamos nuestro pequeñito reto personal.

Yo estoy super super super contenta, ya que conseguí mi objetivo, bajé de 1.10, encima con buenas sensaciones (quitando una pequeña crisis en el km 10… que por suerte superé!!), a una media de 4.31 min/km… cosa que jamás había soñado… Datos: de 1263 chicas, la 28 según tiempo oficial… Y la 12 de mi categoría…!!!

Muy muy feliz por ver que mis compañeros se alegraban conmigo y por mí, por el buen ambiente y porque sí… porque me paro y pienso…  por qué NO SER FELIZ? 😀 😀 😀

crono recortado

Yo diría que hice más de 15km… pero aun así… 1.09.29 😀

Gracias equipo! Os quiero!

Por cierto, enhorabuena a nuestra compi Patri, que mientras nosotros corríamos por las calles de Valencia, ella descansaba para ganarse un podium en el II Trichallenge de Boadilla del Monte el domingo! Campeona!!!! 😀

Anuncios

¿Dónde está nuestro límite?

Cuando me he levantado esta mañana, toda dolorida, por cierto, y ahora os explicaré por qué, me he preguntado si los deportistas aficionados conocemos nuestro límite. O formulando de otra forma la pregunta, si sabemos en realidad lo fuertes que somos.

Empiezas a pedalear un sábado cualquiera, has madrugado mucho a pesar de que la semana ha sido dura, de trabajo, de decisiones, de obligaciones, de entrenes. Sales del punto de encuentro y en cuanto ves el cielo gris oscuro, el viento que se está levantando (en contra, claro, siempre que voy en bici me da la sensación de que el viento viene de cara), empiezas a buscar excusas, y le comentas a tu compañera… bueno, yo igual me quedo en Gátova… lo mismo no subo el Pico, porque claro, hace mucho que no entreno y con 100 km ya me va bien… etc. La cuestión es que pasas Olocau, empiezas a subir el Pico, y al chino chano 😉  (aaayyyy esto me lo ha enseñado una amiga a la que aprecio tanto!!! Gracias Bea, siempre ahí! 😀 ), cruzas Marines, vas avanzando, hasta que descubres que llegas arriba como si tal! Ah, y encima te da para pedirle a tu compi que te haga una foto! Por lo tanto, tu límite no estaba en Gátova… como mínimo, no sabes dónde está, porque al Pico has conseguido llegar.

Imagen

Tal y como reza el cartel ‘El Pico del Águila’ 🙂

Esto es extensible a una carrera, a un triatlón, o a la vida diaria misma. Pensamos que no llegaremos, que quién me manda a mí apuntarme al Triatlón Olímpico, si no voy a ser capaz de correr 10 km después de todo lo anterior… Que eso mismo fue lo que yo pensaba este mes de agosto! Pero al cruzar la meta te alegras tanto de haberlo conseguido que te sientes muy fuerte, más de lo que imaginabas que eras…. Piensas que no serás capaz de superar la acreditación de tu laboratorio, o que jamás te reharás de un desamor, o de la pérdida de un ser querido… y resulta que sí, que PUEDES. Que te acreditas. Que pasas página. Que llegas. Que LO CONSIGUES. A veces sin darte cuenta. Un pasito tras otro. Y llegas a la meta. Así que tu límite….. tampoco estaba todavía ahí!

meta

Llegando a MI META

 

Cuando haces una 10K, por ejemplo,  y la acabas dignamente, has de mirar más allá. Has de creer en ti e ir superándote ¿Por qué no? ¿Por qué no voy a ser capaz de correr una 15K? Y si me preparo bien, ¿por qué no una media maratón? Esos son mis retos para este año. He empezado con la 10K, seguiré probando con la 15K y a finales de año, la media maratón. No sé todavía cuál, pero alguna haré. Y por supuesto, sin dejar de lado mi vida de duatleta y triatleta aficionada!! Que al fin y al cabo es lo que más me gusta… Todo esto siempre con los pies en el suelo y siendo consciente del volumen y la calidad de entrenamiento que voy a llevar.

El primer paso para evolucionar e ir alejando ese ‘límite’ es creer en ti, y después, entrenar. Hay que trabajarse la autoestima y la confianza en una misma. Si esto no lo podemos hacer solos, pues ayudémonos de nuestros compañeros de equipo, de nuestros amigos, de nuestra familia… en nuestro ámbito vamos a encontrar gente que nos dirá que estamos locos, que ya no tenemos edad… (qué graciosillos, eh???), etc.  Eso sí, siempre pensando que nos lo dicen con cariño… je je, y seguro que nos lo dicen desde el sofá!! Pero también habrá gente que nos apoyará deportivamente,  que nos animará a seguir, a entrenar un poquito más. Algunos incluso se apuntarán al carro y querrán empezar a hacer algo de deporte… Otros, que van por delante (participando ya en muchas medias, en triatlones LD, incluso en maratones), nos servirán como ejemplo, como acicate. Y no quiero decir que haya que acabar corriendo un maratón, no! Ése no tiene por qué ser nuestro objetivo.

Siempre hay que pensar en mejorar, en seguir participando, en seguir entrenando. A lo mejor para nosotros, un año de mucho trabajo o después de una maternidad, o por alguna situación  personal peculiar, ese año el súper reto es volver a participar en una 10K y correrla en menos de una hora!!

Ante todo, realismo y constancia. Conocer nuestra situación, nuestra disponibilidad y saber cuáles son nuestras metas, nuestros objetivos, e intentar alcanzarlos con ilusión y pasión (Patri, ya sabes que me encantó esa frase que salió de ti!!) Tenemos que creer en nosotros y entender que será un éxito lo que sea que nos pongamos como objetivo (puede serlo sencillamente ACABAR el primer triatlón!), ya que las metas nos las ponemos nosotros! Y de nosotros depende disfrutar, vivirlo con ilusión y compartirlo con los demás…. que es el disfrute elevado a la enésima potencia!!! 😉

Como ejemplo os contaré que ayer mismo yo NO pensaba que fuera a ser capaz de llegar a casa después de la caída que tuve y que me dejó así:

Imagen

Mi dolorido muslo 😦

Pero sí pude! Y al llegar a casa me di cuenta de lo fuerte que era… Me lavé bien las heridas, me las curé y ahora estoy aquí, tranquilamente escribiendo esta entrada al blog. También me ayudó mucho que mi compi Amalia me dijera mientras bajábamos ‘sí que puedes, que tú eres fuerte’. Gracias Amalia  🙂  Siempre ahí!

Y ¿dónde está mi límite? No lo sé, pero así espero estar muchísimo tiempo, sin saberlo… Querrá decir que estoy en CONTINUA SUPERACIÓN.

Y por hoy…..

esto es todo amigos