Motivación

Como deportista super aficionada, la MOTIVACIÓN es un tema que me preocupa bastante. A lo largo del año -natural o deportivo- se pasan distintos momentos de forma, distintos estados anímicos, alguna lesión o pequeña molestia, momentos de cargas laborales o familiares. Y puede que en algunos de estos momentos nos falle la motivación para -por ejemplo- seguir entrenando o compitiendo.

motivacion

Motivación… a veces, ¿ande andarás?

Según la RAE, motivación es el “Conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona“.

Nos hace falta motivación para la vida diaria, no solo para el deporte. Para levantarse de la cama, para ir al trabajo, para hacer mejoras en casa, para cocinar, para ir a entrenar… Para TODO hace falta. ¿Por qué hay temporadas en las que te comerías el mundo, que la motivación te sale por los cuatro costados, y sin embargo otras veces sientes como si llevaras una piedra de 200 kg a rastras y todo se te hace un mundo? Si tú eres la misma persona, trabajas con la misma gente, entrenas con el mismo equipo… ¿Qué pasa? ¿Eres raro? ¿Estás mal? Pues NO.

Pienso que a veces hay ALGO externo que alimenta tu motivación, por ejemplo una buena marca en una carrera, la defensa de una tesis o un proyecto final, una alabanza de tu jefe o de un cliente por un trabajo bien resuelto, o porque quieres compartir con alguien especial tus logros y quieres que sean muchos y muy buenos. Hay algún hecho concreto que hace crecer la confianza en ti, que te llena, que te da alas. Eso TE MOTIVA.

mujer_fuerte_11

Así me siento cuando estoy motivada!!!

Sin embargo, no siempre se consigue una buena marca en una carrera… Ni tu jefe te alaba… Ni ningún cliente está encantado con tu gestión… O la tesis, se alarga y se alarga y no se ve el final… O no hay ese ‘alguien’ a quien taladrar con tus logros… Pero es que como se dice por ahí muchas veces, LA VIDA ES ASÍ.

La motivación hay que trabajarla. Como todo lo bueno, hay que currárselo. Hay trucos. Seguro que si buscas en san gúguel hay millones de psicólogos que te dan claves, pasos a seguir… pero yo voy a exponer los míos (que no son para nada de experta en el tema, ni mucho menos… jeje, soy una sufridora de a pie a la que también la motivación a veces se le esconde).

  1. Intento rodearme de positividad. ¿Cómo? Rodeándome de gente positiva. Personas que ven las cosas de forma agradable, sin agobios, que les cuentas tus objetivos, tus avances y te escuchan y animan. Que todo lo ven solucionable. Que se arremangan  ante cualquier problemilla o a una mínima llamada tuya para intentar solucionar lo que sea.
  2. Esos días que me encuentro pletórica (por esa “alabanza de mi jefe” por ejemplo, o por un agradable encuentro), aprovecho para hacer ‘esas cosillas’ que voy dejando de lado porque me cuestan más. Muchas veces me pasa que estoy en el trabajo y digo: madre mía, ¿eso hice yo el otro día? 😉
  3. Intento alejarme de la negatividad. Al igual que las personas positivas nos contagian esa positividad, las negativas hacen lo propio. Si no hay otro remedio, las escucho y atiendo, pero si puedo… salgo por piernas!!! Porque de verdad, toda esa energía que te absorben, es energía y ánimo que tú pierdes! Y ver las cosas de forma negativa, NO APORTA NADA.
  4. Aunque tenga un gran objetivo -sea deportivo, laboral o personal-, intento vivir los días con pequeños objetivos. Objetivos a corto plazo. Si voy superándolos, seguro que el gran objetivo es pan comido!! Porque conseguir objetivos (del tamaño que sean) me da fuerza, me da confianza en mí misma.
  5. Para la motivación “deportiva” leí una vez (y lo hago) que también es bueno aprovechar el tirón de las redes sociales (que ahora se comparta “todo” en parte puede ser una ventaja…) y seguir a algún deportista al que admiremos (sea élite o no élite). Ver qué hace, cómo y cuándo entrena, qué come, cómo se recupera de un mal resultado, cómo consigue un buen resultado y lo comparte después de mucho entrenamiento, cómo desconecta o descansa, etc. En fin, aprender ‘copiando’, que por qué no, no está mal!

Hay muchos más trucos, claro, pero cada persona ha de buscar y trabajarse la motivación con sus propias herramientas. Buscar objetivos realistas, y -un paso tras otro-, se van consiguiendo. Unos pasos costarán más que otros. Con unos avanzarás, con otros, te parecerá que retrocedes o que no avanzas lo suficiente… pero en el cómputo final, irás avanzando.

Así que, amigo, en esos momentos en que falla la motivación, búscala, que seguro anda cerca!!! Y ya sabes, si nada de todo esto funciona, CAMBIA RADICALMENTE ALGO EN TU VIDA. Abraza lo nuevo, lánzate por nuevos retos, distintos. MUÉVETE.

Anuncios

Recuperando sensaciones…

Desde hace un tiempo me preocupa no encontrar la suficiente motivación para la preparación de mi gran objetivo de este año. El 16 de noviembre de 2014, si no pasa nada, debutaré en un MARATÓN (así, escrito en mayúsculas…) y dentro de unas semanas, me espera el comienzo de una ardua tarea: la preparación.

motivacion

No queda otra. 😀

Para muchos esto no es ninguna proeza, puesto que, o ya lo han hecho, o no le encuentran sentido (yo tampoco le encuentro mucho sentido al hecho en sí de correr sin parar 42,195 km, pero si lo transformo en una prueba físico-mental a superar, le encuentro muchísimo sentido!!). Como objetivo deportivo personal – MUY ILUSIONANTE- de este 2014, es muy importante preparármela bien, y -como no puede ser de otra manera en un debut- TERMINARLA. Cruzar la meta. Y si es necesario, llorar al hacerlo. O mejor, reír como una posesa. Gritar. Tirarme a tierra. Lo que sea. Pero llegar.

finisher

Acabar, aunque sea así. 😀 😀 😀

Hace unos meses estaba algo desmotivada para correr. Como triatleta aficionada que soy, y con un trabajo que me hace madrugar mucho y una tesis doctoral por terminar que ocupa gran parte de mi día, de mi tiempo y de mis pensamientos, me resulta difícil entrenar todo lo que quisiera. Y como este año he estado nadando más de lo normal, he restado tiempo a correr. Tanto las horas del día como las fuerzas, SON FINITAS.

Pero, no sé si será que la fecha se acerca y se acerca y se acerca sin ningún tipo de consideración, estoy sacando fuerzas y ánimos para volver a correr. Y está resultando! El cuerpo me lo pide. Noto que voy recuperando sensaciones buenas, que DISFRUTO CORRIENDO, que vuelvo a fluir (bueno, más o menos… jajjaaj) en cuanto me calzo las zapas y me voy hacia la playa o el río.

Y me gusta. Me gusta esa sensación, sobre todo porque la necesito.

Correr tiene la particularidad de que cuanto más lo practicas, más te pide el cuerpo -y también la mente- hacerlo. Y creo que así afrontaré con mucho ánimo y muchas ganas la dura preparación, que al fin y al cabo es lo más complicado y trabajoso (el día de maratón no es más que ‘un duro día más’).

footing

Mucho de esto me espera…

Como anécdota decir que la distancia del maratón son 42,195 km, que en realidad NO es la distancia entre la ciudad de Maratón y Atenas (Grecia), entre las que hay unos 37 km (como yo siempre había creído… lo cual hacía muy ‘épico’ mi objetivo…), sino del Palacio de Windsor hasta el Estadio White City, en Londres, porque así estableció la reina de Inglaterra que fuera, en 1908 (aunque no os lo creáis, no fue la actual… jajajaj) en los JJOO de ese año.

somriure

Así mis pinreles después de cada entrene!! 😀 😀 😀 😀

Triatlón Olímpico Castellón

El pasado domingo día 7 se celebró en el Paseo del Grao de Castellón el Wild Wolf Triathlon Series by Polar. Este triatlón a principio de año era uno de mis objetivos claros. Quería ver cómo se me daría hacer un triatlón Olímpico después de haberme estrenado en esta modalidad en Valencia 2012. El tri olímpico son 1500m de natación, 40 km de bici y 10 km de carrera a pie. En este caso la bici fueron algo menos, unos 37 kms.

medusas

Quiero pensar que son chulas… pero no. 😦

Después de haber hecho este año 2013 varios duatlones, una 10K, dos 15K, la sección de ciclismo del Triatlón LD por relevos… y con la llegada del calor estas últimas semanas, se me fueron yendo las ganas de participar en este triatlón… y para colmo, no me paraban de llegar noticias sobre plagas de medusas…arg!!! con el asco que me dan!!! y vaya, a 4 días vista, qué poquisísimas ganas de meterme en el agua a ponerme a nadar!!! La bici y la carrera a pie, ni fú ni fá. Pero nadar… encima, habiendo entrenado tan poco la natación, aun se me hacía más costoso…

Lo único que me animaba esta vez es que iba a ser un fin de semana de equipo. 5 de las chicas nos íbamos a pasar la noche de antes allí y el resto vendrían el mismo domingo… íbamos a ser un montón y eso me encanta. Aunque el supuesto descanso que íbamos a tener por quedarnos allí a dormir no iba a ser tal, y apenas concilié el sueño un par de horas…Leticia por favor  qué manera de hacer ruido moviendo la litera!!! jajjajaj

Esta vez tendría una compi haciendo el olímpico conmigo, a Leticia. La verdad es que antes, durante y después me di cuenta de lo importante que es esto, sentirte acompañada en todo momento… aunque cada una lleve su sufrimiento sobre su propia espalda… jajjaj.

Guardaba un recuerdo bastante bueno de este triatlón en el 2012, aunque en esa ocasión hice el sprint (750m, 20km, 5km), me pareció bonito y bastant971667_690946494264526_1237185880_ne bien organizado. Esta vez también me lo ha parecido, aunque el detalle de los socavones en la zona de transición le da un punto negativo, ya que cuando uno pasa por allí, cansado y a toda prisa, no puede estar pendiente de huecos y escalones, pero bueno. En términos generales, muy bien. Ah! Feo el detalle de darnos camisetas talla hombre y una muestra de un desodorante también de hombre!!! Por favor, que ya somos muchas mujeres las que participamos! Y cada día más que seremos! 😀

En el olímpico éramos tan solo 30 chicas, con lo cual se hizo muy pero que muy cómodo. Salimos al agua y estaba fresquita en su justa medida. Vaya, primera sorpresa, me gustó. Empecé a nadar y no me quedé descolgada a la primera de cambio… también me gustó. Nadaba y nadaba, y ni una de las temidas medusas, ni una… Eso no es  que me gustara… eso me encantó! Llegué a la primera boya y seguía nadando entre algunas de las chicas. Segunda boya y enfilar hacia la orilla… Una vez allí, vuelta a empezar (eran 2 secciones de 750 cada una…), y cosa curiosa, no me quedé la última. Tiempo: 33 minutos. Muchísimo mejor de lo que me esperaba. Sección natación, un 10. Agua y mi rendimiento. Aunque por supuestísimo muy mejorable. La primera mujer hizo lo mismo en 23 minutos… así que ya puedo entrenar para reducir ese tiempo en al menos 2-3 minutos…

La sección de ciclismo eran 4 vueltas de aproximadamente 9 km. Picando un poquito hacia arriba a la ida y bajando ligeramente a la vuelta. No me pude enganchar a ningún grupo, así que yo sola contra el viento, hice un tiempo muy pero que muy mejorable. 1h 12min. O lo que es lo mismo, muy mediocre. En esta sección podía haber bajado al menos 3 minutos, pero así fue la cosa. La disfruté bastante, de todas formas.

1001873_691085194250656_1779238999_n

Corriendo y sonriendo. Genial. 😀

Y por último, sección carrera. Aquí me llevé la mayor de mis sorpresas… y es que a pesar de llevar 1500 m de nado y 37 km en bici, empecé con unas muy buenas sensaciones. Tanto fue así, que en la segunda vuelta de 2.5 me dije ‘no puede ser, voy muy bien y estoy disfrutando’!! increíble…. recordaba las malísimas sensaciones que tuve en Valencia, y no me podía creer que estuviera corriendo y disfrutando. Ayudó mucho la ducha que habían colocado a mitad del recorrido, por  lo que pasábamos por debajo 4 veces… y que el agua que nos daban estaba más o menos fresquita y en botella!! A ver si los del tri de Valencia aprenden!!! Tiempo: 52 minutos. Muy contenta!! 😀

Tiempo total del triatlón: 2.42 😀 😀 😀

Mi llegada a meta fue genial. Estaba cansada, pero entré muy digna… y allí estaba ya Leticia, mi compi, que lo hizo fantásticamente bien en su debut en la categoría olímpica (tiempo total 2:35.. mi más sincera enhorabuena, crack!!!). Me siento super afortunada, porque también en este tri recibí el  mejor de los regalos: UN ABRAZO. Obtuve el mismo premio en Valencia… y eso ME GUSTA MUCHO…  Agradecer a Patri y a Marta que vinieron a vernos, nos hicieron  fotos y  nos animaron en la carrera a pie y en la meta.

1069252_690945707597938_365336792_n

¿Hay mejor premio que éste? 🙂

Y felicitar a todas las chicas de Nosotras Passatge… Las que hicieron el Sprint, que fueron Bea, Eva, Belén, María,  Irene, Celia, Sofía, Luci. Y Leticia y yo el Olímpico. Cada día más contenta de pertenecer a este estupendísimo equipo… Gracias chicas! Nos vemos entrenando!!! Próxima parada: Triatlón Valencia!!!

Nosotras Passatge Castellón

Mi fantástico equipo Nosotras Passatge 😀

Otra visión

resfriado

Sí, creo que participaré en el duatlón…

A veces participar en una prueba para la que llevas entrenando todo el invierno, junto con tus compañeras del equipo, no es suficiente como para que la experiencia te resulte positiva.

El tema que me concierne es el I Duatlón de Moncada celebrado ayer día 23 a las 4 de la tarde. Fuimos 4 componentes del equipo (María, Leticia, Belén y yo). Hasta aquí todo estupendo, pero el problema es que arrastro un gripazo desde hace 10 días que no me deja disfrutar de nada de lo que hago.

Al principio fue fiebre y la cabeza como un bombo. Luego fue la cabeza como un bombo y la garganta. Ahora es la garganta y mocos, muuuuuuchos mocos. Y no es bueno programarse hacer algo especial en ese estado… pero da rabia, la verdad… y por eso fui a participar!!!

Nunca había afrontado una prueba sin ganas, apática, cansada, preocupada por cómo afectaría a mi salud, medio obligada sin realmente estarlo, y sabiendo que más me iba a perjudicar que a beneficiar. Yo me pregunto, ¿los deportistas profesionales se sentirán así alguna vez? Porque no hay nada más tremendo que eso… aunque pensándolo bien, ha habido veces que en el trabajo, o en los estudios, ya me he sentido así. Con la sensación de una obligación y sin ganas, con una enorme apatía. Y claro, hacerlo sin disfrutar, medio mal, a regañadientes y sin estar en lo que hay que estar… sin concentración, vamos.

CANSANCIO

Me invade la apatía…

Para colmo, llevaban toda la semana diciendo que para el sábado se esperaba una gran bajada de temperatura… lo que me faltaba! Y así fue. Un frítermometro1o tremendo (a pesar del sol), un viento helado que sabíamos que nos iba a perjudicar tanto en bici como corriendo. ¿Habéis subido una cuesta en bici con relativa poca pendiente, prácticamente parados? Pues así la subimos (y por 3 veces!!!) María y yo…  María llegó a gritar sacando toda la rabia llevaba dentro. Un grito contra el viento… jajjaja. Pero bueno, por fin terminamos la bici, después de mucho sufrir. Y la última parte de la carrera fue la mejor… ya con el final cerca y gracias otra vez a María que me hizo sacar una sonrisa enorme cuando me dijo ‘un sprint y te cojo!!!’ a la vez que decía que no podía más y que iba a vomitar el gel… je je.

Ha sido la vez que menos me he dado cuenta de que cada vuelta me animaban por mi nombre, que hasta el speaker nos nombró varias veces… cada vez que pasamos por el punto de salida en las partes a pie, a cada una y al equipo Nosotras Passatge!! No me importaban los ánimos, qué triste! Aunque luego agradecí muchísimo que estuviera mi amiga Nuria, mi amigo Juancar…. nombrándome en cada vuelta… uf!

Para colmo, la organización del duatlón fue penosa. Nos tuvieron congelados esperando para dar la salida más de 20 minutos… El paisaje, feísimo, tanto el de la carrera a pie como el de la bici. Conclusión: un duatlón para el olvido.

Tal era mi dosis de negatividad ayer que mi único pensamiento en los 5 primeros kms era todo lo que todavía quedaba… en la bici me pregunté cada una de las 3 vueltas qué necesidad tenía de estar allí, congelada, con los labios cortados, tiritando…y en los últimos 2.5 de carrera no dejé de pensar que era la última prueba a la que me apuntaba hasta el triatlón de Valencia (que es en septiembre, y al que ya estoy apuntada… por si las moscas!!).

Me parece otra visión (inevitable) para abordar una prueba… porque no siempre estamos animados, al 100%, con salud, con ganas… menos mal que formo parte de un equipo maravilloso, especial, sencillo, en el que abunda el buen rollo, y que nunca ha pasado que te falten ánimos, un abrazo a tiempo, alguien  que te esté alentando y apoyendo… Pero bueno, hay veces que aún estando así, con negatividad,sin salud, sin ánimo,  hay que afrontar algo, hacerlo y superarlo. No sólo deportivamente hablando, también en el trabajo, con la familia,  en la casa, etc.

Porque no se me pasa por alto el detalle, y es que LO HICE Y LO ACABÉ. A pesar de la gripe… y he de decir que los últimos 2.5 kms a 4.44 minutos el km… lo cual no está mal del todo!

GRACIAS EQUIPO, sois maravillosas!

equipo duatlón de moncada

Equipazo…. María, Belén, Leticia y yo…

Deporte y pereza

homer-1

El perruno de Homer 🙂

El día que mi amigo Javi me dijo ‘estoy preparando una colaboración para tu blog sobre la pereza!!’, me dije….pero si mi blog, que yo sepa, es de deporte!!!! Me puse a pensar y me di cuenta de que soy afortunada. Hace años que no siento ninguna pereza a la hora de hacer deporte. Es cierto que a veces, cuando  he tenido una auditoría en mi laboratorio, o si he estado trabajando hasta muy tarde preparando informes para la acreditación del mismo, he estado demasiado cansada como para ponerme las zapas e irme a correr. Pero no es lo normal.

Hay días que apetece mucho más que otros, bien porque hemos quedado con el grupo para entrenar, y sabes de antemano que va a haber risas y buen rollo :D, o porque tenemos una carrerita a días vista y queremos quedar bien… y hay otros que cualquier excusa es buena, que nos acaba de bajar la regla, que tenemos dolor de cabeza, o simplemente perrería! pero bueno,  siempre debería apetecer!! Sobre todo porque sabes que después de una sesión de entrene de carrera al aire libre una fría tarde de invierno, o de una dura sesión de spinning (ya os contaré esto del ciclismo in-door qué tal!! He empezado hace unas semanas y estoy encantada de la vida!) va a venir una ducha caliente, y una sensación de cansancio general, de sentirte reseteado, de sentirte BIEN, por lo que va a haber merecido la pena no echarse al sofá, o no sentarse… en ese momento de debilidad!

Reseteada y Feliz

Reseteada y Feliz

Es cierto que excusas hay de todo tipo. Tipo familiar, tipo temporal, tipo laboral, tipo bananera (mi hermana, por ejemplo, dice que no va a correr porque le DUELEN LOS DIENTES!!! Jajajajaj, Isa, cómo te quiero pero cómo me río cuando me dices esto! Perdona’m!!! je je). Pero hay que superarlo, hacerse el ánimo… hay que calzarse las zapas y salir! Hay que obligarse!!

Otra cosa es la falta absoluta de motivación. En la entrada al blog sobre motivación ya lo comenté. El estado mental es fundamental para hacer ejercicio, de cualquier tipo y en cualquier momento. Sea un simple entrenamiento, una carrera popular, un triatlón. Sea lo que sea, ha de haber algo que nos motive. Puede que tengamos un momento personal bajo, con problemas que nos superan, pero si entendemos que el ejercicio físico lo único que nos va a aportar van a ser beneficios, nos agarraremos a ello como a la medicina más efectiva. Y aunque sea para justificar unas nike nuevas que nos acabamos de comprar, o para contarle a tus compañeras al día siguiente que corriste 8 kms, ó 10, ó 15… sean los que sean te dirán que ‘eres una campeona’!!  Cualquier razón es buena, por nimia que sea.

Algo más a tener en cuenta es el físico. No hay que olvidar el ejercicio físico nos va a hacer perder esa barriguilla (pansita como dice un amigo… jajajaj pero que de pansita no tiene nada!) que sobra, nos va a quitar flacidez, va a hacer que nos gustemos más, probablemente. Y es que, sin querer ser superficial,  ni rozar el narcisismo, mirarte al espejo y que te guste lo que ves, también es importante. Además, que subir a pie hasta tu piso sin jadear, está muy pero que muy bien!!

Poniéndome ‘resabidilla’ (como me dijeron el otro día 😛 ) tengo que comentar que la Psicología del Deporte es una de tantas ramas de la Psicología, y es una ‘ciencia dedicada a estudiar cómo, por qué y bajo qué condiciones los deportistas, los entrenadores y espectadores se comportan en el modo que lo hacen, así como también investigar la mutua influencia entre actividad física y la participación en el Deporte y el bienestar psicofísico, la salud y el desarrollo personal...’ según algunos autores, lo que quiere decir que es un campo de estudio amplio, y que estamos hablando de algo serio! En todos los equipos medianamente profesionales hay un psicólogo con una importante labor a la hora de motivar a cada deportista para que dé el mejor rendimiento. Un caso bastante conocido ha sido el de Patricia Ramírez Loeffler, que la temporada pasada fue psicóloga del Betis, en su ascenso a primera división y fue muy sonado el reconocimiento por parte del Club a su trabajo…  De hecho, muchos jugadores buscaban su abrazo al marcar goles!! Vamos, que fue casi casi la más ‘famosa’ del equipo, estando en segunda como estaban!

Y aquí os dejo el relato de un ‘día cualquiera’ en la vida de mi amigo Javi… mirad cómo busca excusas hasta en los sitios más insospechados!!!

Javi, lo del walkman te ha quedado viejuno viejuno!!! Jajajaj.

El wlakman viejuno de javi... pero tiene auto-reverse!!!

El walkman viejuno de Javi… pero tiene auto-reverse!!!

QUÉ PEREZA !!

 6.30 h. de la tarde, dejo expedientes, papeles y más papeles a un lado de la mesa y  empieza el ritual de cada tarde: a merendar un poco (plátano y naranja) para ir a entrenar a última hora.

 Sigo con mis cosas en la oficina…. 7:00 h.

– ufff que pereza ir al gym ahora,

– puff qué va paso, paso…

– venga que hay que ir

– vale voy…

– no, paso, no me apetece….

 Pasan unos minutos y comienzo con una estrategia para no ir. Abro el Facebook para ver si hay alguien conectado y me escribo un poco, así se me hace tarde y no voy,

– Maldita sea no hay nadie….

– Bueno tirare de whastapp seguro que alguien quiere tomarse algo o tiene algo interesante que contarme….

– Nada que nadie da señales de vida….

 Termino todo lo que tenia que hacer y no hay plan B, aprovecharé de camino al gym a ver si alguien me llama, tic tac tic tac..

– Nada que no hay forma, tendré que entrenar.

 Ultimo intento en la puerta del gimnasio:

– nada, no es mi día, tendré que entrenar,

– que perezaaaa.

 Entro en los vestuarios y me la juego a cara-cruz,

– Biennn me voy al Spa…. Para para! qué narices, a entrenar.

 Al final la voz de la conciencia me guía y decido entrenar, un poco de estiramientos, me enchufo mi “walkman”, hoy en día llamado MP3, subo el volumen y empiezo con mi rutina..

Guauuu, que bien me encuentro hoy, voy termino por aquí y me lio con la cinta a correr

Hora y media después llegas ese momento mágico, que creo que todos los que hacemos deporte saboreamos:  La ducha… que bien sienta cuando has entrenado bien, a tope y todas las endorfinas, serotonina y todo lo que termina en “ina” te deja con una sonrisa en la boca.

 Al final te das cuenta que haber luchado contra ti mismo, haber sido capaz de vencer a la pereza ha merecido la pena. Después de un largo y cansado día de trabajo consigues llegar a casa, relajado, desconectado, con ganas de cenar y de coger el día siguiente con más fuerza. Yo siempre he pensado que hacer deporte 3 días a la semana debería ser obligatorio, subvencionado por las empresas o por quien sea, por salud física y salud mental.

Bieeeeeennnnn Javi! Ganaste la batalla!!

Adivinad quién es Javi el día después... entre sus compis de la ofi !!

Adivinad quién es Javi el día después… entre sus compis de la ofi !!

Motivación

Según el diccionario de la RAE, ‘motivación’ es un ‘Ensayo mental preparatorio de una acción para animar o animarse a ejecutarla con interés y diligencia’. Si nos vamos a las raíces, el palabro en cuestión viene del latín motivus, que quiere decir ‘causa del movimiento’.

En el caso que me ocupa, la acción o el movimiento va a ser un triatlón, una carrera, un entrene o pensándolo mejor, podría ampliarlo a otros ámbitos de la vida, como por ejemplo hacer la tesis doctoral, el día a día en el trabajo, ser voluntaria en una ong, estudiar otra carrera, hacer un blog, etc.

Está claro que una acción ha de tener un objetivo. Un fin. Una meta. Hacer una tesis tendrá como objetivo investigar un tema que interese, descubrir algo que nadie antes había conseguido, mejorar tu puesto de trabajo… el día a día en el trabajo, hacerlo bien y conseguir un nuevo cliente, y así obtener una comisión, o simplemente ganar un dinero que te servirá para vivir, para mantenerte, para dar de comer a tus hijos…. Pero ¿cuál es el objetivo a la hora de hacer un triatlón, o simplemente un entrenamiento? ¿Qué es lo que te motiva a la hora de calzarte las zapas una tarde de invierno a las 20.00 y salir a hacer 10, 12, 14 kilómetros corriendo, o madrugar un sábado para hacerte 100 km en bici?

Con mi corta y pobre experiencia de ‘deportista aficionada’ he de decir que en mi caso, la motivación para entrenar un día cualquiera viene de lo siguiente: gusto por la actividad física, conservar o incluso mejorar la salud, aguantar más que en el entrene anterior, sudar y eliminar toxinas y estrés o prepararme para una carrera y hacerlo bien (y así obtener el reconocimiento SOCIAL!! Por qué no admitirlo!?), uf! Seguro que si lo pienso bien, encuentro muchísimos motivos más para salir a entrenar un día cualquiera. En el caso de entrenar en grupo (en mi caso Nosotras Passatge), o con algún amig@, es SOCIALIZAR. Esto es, bromear, reír, compartir vivencias, etc.

Si hablamos de una carrera o un triatlón, la motivación probablemente sea algo distinta, y es lo que he comentado rápidamente en el párrafo anterior. Se trata del reconocimiento social, el deseo de ganar o hacer una buena marca y demostrar una habilidad. A veces, el mero hecho de terminar (sea en la posición que sea) un triatlón ya nos va a reportar reconocimiento por los nuestros. Un abrazo en la meta, por ejemplo. Felicitaciones de nuestros amigos o compañeros de equipo. En mi caso, puedo jactarme de que en mi equipo tenemos una fantástica costumbre desde el primer día, y es que hay una competencia sana e inocente que nos motiva a participar en muchas pruebas y muy variadas, a ‘ganarnos’, a animarnos, a acompañarnos a veces sin participar. Puedo decir que lo que más recuerdo de mi Primer Triatlón Olímpico son los abrazos sinceros y cariñosos de Ana (gracias por venir a animar!!), Celia y de Patri en la llegada a meta, y por supuesto luego todas las felicitaciones del resto de compis. Y eso que sufrí mucho durante la prueba!! Que aunque algunas me animaban por otro nombre (eh, Irene?), me encantó, me sentí arropada y acompañada. Y eso está muy por encima del mérito deportivo.

Conclusión: deporte compartido y hazañas compartidas, saben mucho mejor.
Y como dijo Jim Ryun (exatleta norteamericano): la motivación nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite continuar.

Image

Abrazo llegada a meta 🙂