Enjoy swimming?

Si hace apenas unos meses me hubieran dicho que iría 3 días de la semana a nadar, lo deseara y lo disfrutara, lo hubiera negado una y mil veces -si me fijo en las últimas entradas al blog, creo que hace un tiempo lo hubiera negado todo en lo que a deportes y aficiones se refiere!-. Pues puedo afirmar que esas sensaciones han llegado.

1174728_739722929386882_2059768549_n

Me decían que nadar ‘molaba’, pero no me lo creía 😉

Ha habido un cambio en mis entrenamientos desde el mes de diciembre, y ha sido la introducción de un entrenador de equipo de forma presencial un día por semana y muuuuchos deberes que hacer para el resto de la semana. Las primeras semanas no fui capaz de completar los entrenamientos de natación (el entrenador es de Triatlón, así que también hay entrenes para el resto de disciplinas), por varios motivos. Uno de ellos falta de motivación, otro falta de tiempo, ya que encontrar tiempo para algo que no te acaba siempre es complejo!

Han empezado a corregirme muchísimos fallos (posiciones básicas… de cabeza, cadera, piernas y pies… uf!) y manías que tenía de nadar siempre igual (no puedo decir que no haya entrenado antes, sí que lo he hecho… entrenes de 2000-2100m para no morir en los triatlones olímpicos!!! pero sin orden ni concierto!), y de haber aprendido en el mar Mediterráneo (en mi playita de Levante de Benidorm…) sin técnica ninguna y sin pautas. Todavía no puedo decir que los frutos de esas correcciones se vean al 100%, ni mucho menos, pero quizás, al 20% sí… lo cual ya es un logro!

Sé que me queda mucho por aprender, pero en ello estoy. Con muchas ganas e ilusión… Sabiendo, además, que nadar es un deporte absolutamente fantástico. Completísimo, limpio, para el que no se necesita una gran inversión (un buen bañador o dos, un gorro, unas gafas, las chanclas de la playa y el bono de la piscina, eso sí cuesta dinerito!) y apto para todas las edades… así que por descontado no es tarde para aprender!! 😀 😀

733847_739724809386694_1579848877_n

Natación por la dársena… también mola 😀

Esto forma parte de los retos que me he propuesto para este esperanzador 2014. Y creo que lo estoy haciendo bien y me lo estoy trabajando. Veremoraver qué sale! Llegada a travesías a nado y triatlones se verán los resultados… 😛 El día que sienta que FLUYO en el agua y formo parte de ella en vez de ir contra ella, sabré y sentiré que he dado EL PASO… Espero que ese paso llegue pronto… 😀

Nunca dejéis de tener ilusión en aprender y sobre todo, tener tesón, porque para cualquier actividad deportiva lo que hace falta es eso, mucho tesón y muchas ganas!

Nos vemos nadando!

Anuncios

Enjoy Running

footing

Ambos pies en el aire! 😀

Sí, Bea, he de confesar que por primera vez en toda mi vida estoy disfrutando de correr. Tenías razón (tal y como tú dices…). Pero bueno, como sabes, tiendo a hacerte poco o ningún caso (tal y como tú también dices… jajajaj).

Correr. Runnear como se dice ahora. Hacer footing o jogging dicho de forma más ochentera… Distintos nombres para nombrar lo que la RAE define como: ‘Andar rápidamente y con tanto impulso que, entre un paso y el siguiente, quedan por un momento ambos pies en el aire’.

Llevo años corriendo, sobre todo desde que vivo en Valencia. Es algo que no me ha desagradado nunca, pero tampoco me ha encantado. Unas veces he llegado a tener más forma que otra. Momentos del año en los que, según la climatología, el trabajo, los estudios, la salud,  las ganas… me han permitido dedicarle más o menos tiempo. En el colegio recuerdo que nos hacían hacer el ‘Test de Cooper’, que si no me equivoco, consistía en correr durante 12 minutos… y que por cierto, YO ODIABA.

Desde que empecé a formar parte del grupo de chicas de Passatge, la verdad es que le he ido cogiendo el tranquillo, he ido mejorando (el verano de 2011, con nuestro entrenador Kike, estuvo genial, y siempre diré que ése fue el punto de inflexión), por gusto y por fuerza (desde luego, si quieres hacer algo en los triatlones… aunque sea terminarlos dignamente… has de entrenar la carrera a pie!). A día de hoy entreno con las chicas del equipo, y por libre.

62597_641831982509311_750039613_n

Así de contentas estamos después de entrenar 😉

La definición de la RAE viene que ni pintada para describir la sensación que tengo últimamente cuando me calzo las zapas, me pongo los cascos y salgo a la calle. Supongo que el momento en que mis dos pies están en el aire es el que hace que sienta que mi CUERPO FLUYE.

No me gusta estirar antes (pero sí al terminar… es fundamental!), sencillamente caliento un poco los tobillos y las rodillas con movimientos circulares suaves y empiezo a trotar a un ritmo bajo. Cuando mi cuerpo está a tono, empiezo a meter caña, y a los 30-35 minutos, que es cuando ya he empezado a sudar bien y mi cabeza no es capaz de pensar nada en concreto,  entonces, es cuando me siento tan bien. Lo bueno es que al ir sumando kilómetros, la sensación placentera va a más. Y si soy capaz de lograr el reto que me haya puesto ese día (hacer 13 km en menos de una hora, por ejemplo), más placentero todavía. Y mayor es la fluidez. Pero esta vez ya de cuerpo y de mente.

correr en ciudad

Esta foto representa un sueño mío: correr por una calle ancha y desierta…

Tengo varios pares de zapatillas, que voy combinando para no viciar los pies. Me gusta vestir cómoda, con mallas y camisetas ajustadas (no parecer un barco de vela cuando salgo a correr, claro), un pañuelo en el pelo y FUNDAMENTAL, música y la aplicación micoach en el móvil que me va indicando cada 2 kms el tiempo que llevo, la velocidad a la que voy y los kms que llevo acumulados.

He notado un cambio en mí importante, y es que desde hace un tiempo, cuando salgo de viaje, sea donde sea, en la maleta no me faltan las zapas y la ropa de correr. Cualquier sitio y ocasión es buena para salir una hora a quemar calorías, resetearte, sudar, cansarte, desestresarte, ver nuevas rutas, cruzarte con otros corredores…

De verdad que os lo aconsejo a todos. Probad a salir a correr, y más ahora que estamos en plena primavera. Se puede ir temprano, a media tarde, por la tarde noche. No hacen falta más que unas buenas zapatillas y muchas ganas de encontrarse bien. No hay que hacer grandes machadas, hay que empezar poco a poco. Un día un par de kilómetros, al siguiente uno más, y así, hasta el día que paremos de entrenar de puro aburrimiento! 😉

i-love-running

Pensaba que nunca lo diría… 😀