Ciclistas, ¿estamos en peligro o somos un peligro?

Buenas a todos! Ciclistas. Peatones. Conductores de a dos y a cuatro ruedas…

Hace un tiempo me preguntaba -y de paso- les preguntaba a mis compañeros de equipo y amigos, qué nos molesta que hagan los coches, motos y los peatones cuando circulamos por las calles (carril bici, calzada, etc) con la bici. Es decir, cuando ‘somos ciclistas’. Exactamente pregunté eso, y si cambiarían alguna norma de circulación, o la adaptarían para una mayor seguridad de los ciclistas…

La mayoría coincidieron en lo mismo. Lo que más le revienta al ciclista es que los coches NO RESPETEN LA DISTANCIA DE SEGURIDAD. Aunque todos sabemos que han de dejar 1.5 m de distancia, la mayoría, no lo hacen. ¿Por qué? Pues porque quieren adelantar al ciclista a toda costa y aunque ven en peligro enfrente porque viene otro vehículo… en vez de esperar, adelantan. Está claro que si dos coches chocan de cara, se pueden hacer daño, pero si se llevan a un ciclista por delante, por baja que sea la velocidad, puede haber daños ya irreparables… Los conductores han de saber que el momento para adelantar al ciclista al final siempre llega -solo hace falta un poco de respeto y paciencia-, y que en ese momento, se puede pisar incluso una raya ‘continua’.

$(KGrHqMOKowFIuBMF1ByBSOeiicDVw~~60_35

Respétame y que corra el aire al menos en 1.5 m 😀

Otra de las ‘malas acciones’ de los vehículos que fastidia a mis compañeros es el hecho de que un conductor, cuando va a incorporarse a la carretera, solo mire hacia un lado, dejando el otro a expensas de que pueda venir un ciclista o un grupo de ciclistas y zas, arrollamiento.

Y yo me pregunto… ¿los ciclistas somos perfectos? Pues no. Los ciclistas, muchas veces, somos los principales responsables de choques y accidentes, porque también incumplimos normas de circulación. Saltarnos semáforos, pasos de peatones, ir por la acera cuando hay un carril bici -muchas veces deteriorado, está claro, pero carril bici al fin y al cabo- poniendo en peligro a los peatones, etc.

Muchas veces oigo la frase ‘es que no hay cultura de la bici entre la gente’ y quizás sea verdad, pero en nuestras manos está -y en la de nuestros políticos y sus leyes y normas- educar  a la sociedad. Que se vea la bicicleta como algo beneficioso para todos. No contamina más que en su fabricación, o en la fabricación de componentes. El resultado es que se hace ejercicio mientras se utiliza para algo -muchas veces- práctico, que es el desplazamiento de las personas. No provoca atascos! No genera problemas -o cada vez son menos- a la hora de ‘estacionar’ dicho vehículo, ya que a la hora de llegar a casa, te la ‘subes’, y cuando vas a los sitios, cada vez más hay aparcamientos especializados.

Las-bicicletas-2

Aparcabicis. Con unos buenos candados, cuando vayas a recogerla, estará. 😀

Hace unos años, cuando viajé a Zaragoza, ya me llamó la atención este aparcamiento para bicis… se llamaba BICEBERG! 😀 😉

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Biceberg maño

A principios de año se revisó el código de circulación, y a modo de resumen,  las novedades con respecto al código ya existente, en referencia a los ciclistas fue la obligatoriedad de llevar casco a los menores de 16 años, sea cual sea la vía por la que circulen (población o carretera), se permite ir por debajo del límite de velocidad establecido y se refuerzan las medidas de seguridad de los ciclistas al ser adelantados.

Como normas a cumplir, decir que los ciclistas, en población, deberemos ir por el carril bici si lo hay, cuando ya hay poca luz, llevar luces delantera (blanca) y trasera (roja), algo reflectante (bien sea chaleco o alguna cinta para colocarse en la pierna…) para que se nos vea bien, respetar la velocidad, los ceda al paso a los peatones que hay en los carriles bici (esto no lo hace casi ningún ciclista…).

Y en carretera -nunca por autopistas y autovías, ya que está completamente prohibido-, hay que circular por el arcén -si lo hay, claro-, respetar los límites de velocidad (aunque suene raro, a veces se podrían sobrepasar incluso yendo en bici), llevar CASCO, por supuesto, las mismas normas de alumbrado que en población, no sobrepasar las tasas de alcohol (0.25 mg en aire espirado, 0.5 g/l en sangre… esto que lo tengan en cuenta aquellos que abusan un poco en los muy conocidos ‘almuerzos de ciclista’) y lo que SÍ SE PUEDE HACER, que muchos conductores no saben y por eso nos pitan y apremian a ‘quitarnos de en medio’ es ir EN PARALELO o en GRUPO y lo más curioso que no sepan (y me consta que muchos ciclistas tampoco) es que en una rotonda, la preferencia la tiene siempre el grupo de ciclistas. Se considera un solo vehículo, y mientras haya algún ciclista, los coches no deben cortar el grupo.  Este punto me parece esencial, ya que las rotondas, para los ciclistas, son sumamente peligrosas, si a ello sumamos el desconocimiento de los que conducen, pues la peligrosidad se duplica!

rotonda-ciclistas-450x476-2

Ciclistas y rotondas. No es tan difícil, no?

Así por encima son las normas y reflexiones que se me han ido ocurriendo a lo largo de meses y años yendo en bici, tanto en ciudad como por carretera. Ni qué decir que hay páginas web a manta en las que se explica todo esto mucho más, pero bueno, dejo un pequeño resumen. Estoy segura de que se me olvidan un montón de cosas importantes, que por supuesto podéis poner en los comentarios -siempre BIENVENIDOS-, tanto en el propio blog, como en las redes sociales. Hay cosas que forman parte del sentido común, por ejemplo que está prohibido hablar por el móvil mientras se va en bici, que no he nombrado, pero porque me parece más algo de sentido común!

Nos vemos pedaleando!

 

Pedaleando

Empieza febrero y con el nuevo mes, empieza mi temporada duatlonera. Le tengo ganas,  porque estoy entrenando un poquitín más que otros años (bueno, llevo sólo 2 … je je) y quiero ver si al menos, disfruto más cada carrerita. No aspiro ni a ganar (juas juas), ni siquiera a hacer podium. Tampoco a ‘aunque sea terminarlo’… en este caso, no. Ése ya fue mi objetivo en el Triatlón Olímpico de Valencia. Quisiera no hacerlo mal del todo y a la vez, disfrutar y pasarlo bien. Y apoyar a mis compañeras del equipo Nosotras Passatge, ya que para 4 de las 5 que vamos a participar es su PRIMER DUATLÓN!! Nuria, Belén, Leticia o Inma, os presto mi blog para que relatéis vuestra experiencia, si queréis! 😉

coppi

Javi en sus comienzos… jajaaj NOOOOOO el gran FAUSTO COPPI!!!

Esta semana cuento con mi colaborador Javi. Los dos somos aficionados al ciclismo (él más de sofá y de saberse los nombres de todos los equipos y corredores desde los años 60… jajajaj NO ME MATES, JAVI!!! Ya sé que no eres tan mayor!! lo que tienes es MUY BUENA MEMORIA!) y yo más de pedalear y darlo todo en la carretera… jajajaj … y la idea es hacer un paralelismo entre ciclismo y la vida… Que desde luego, con la que está cayendo con el ciclismo! Somos unos valientes, Javi!!! Pero bueno, como yo soy una ciclista limpia al 100% y los que me acompañan los sábados en mi peña, también, sigo creyendo en ese magnífico deporte. Es verdaderamente apasionante, afrontar la subida a un puerto sabiendo que luego, en la bajada, te vas a sentir libre, genial… llena. Que puedes ir lejos, disfrutar de la naturaleza, conocer mundo, sentir el aire en tu cara… bueno, me dejo de ñoñadas!!!

Javi, me gusta tu forma de verlo… aunque lo de millas… te ha quedado muy british!!!

Ponerse hablar hoy del ciclismo parece una quimera, suena a sarcasmo o a chiste con todo lo que está cayendo alrededor del Sr. Armstrong, del equipo Rabobank, etc….

Siempre he sido un gran amante del ciclismo, desde bien pequeñito, incluso hice mis pinitos. Todavía tengo grabada en la memoria aquella melodía “me estoy volviendo loco” con la que cada día veía los resúmenes de la vuelta a España. Es sin duda uno de los grandes deportes, uno de los grandes espectáculos que se pueden disfrutar en vivo o por televisión, capaz de arrastrar a miles y miles de aficionados a las cunetas a ver pasar la “serpiente multicolor” y de dejarnos sin dormir la plácida siesta veraniega por ver una etapa del Tour.

Es un deporte duro, exigente, requiere disciplina y mucha capacidad de sacrificio, pero merece la pena por todo lo que aporta.

Yo siempre he comparado la vida con el ciclismo, hay que pedalear y pedalear, sufrir encima de la bicicleta y disfrutar con ella, tirarse a saco por un puerto y derrochar adrenalina, saber frenar a tiempo, esprintar etc…

Javi 'derrochando' adrenalina

Javi ‘derrochando’ adrenalina

Hay “etapas” en la vida que uno se siente cómodo rodando, etapas llanas en las que vas tirando de plato grande, haciendo millas, incluso te atreves a destacarte del pelotón y hacer hueco. Otras sin embargo te sientes mejor arropado en medio del pelotón, rodando y adaptándote a su ritmo, cómodo, protegido del viento y rodeado de ciclistas. Y a veces….

… vienen las duras etapas de alta montaña, te encuentras con una de esas etapas en las que después de haber subido varios puertos de repente te encuentras con “el Angliru”, un puerto duro donde los haya, con rampas de hasta el 23% que piensas que no vas a poder con ellas. Te toca agarrarte fuerte al manillar, plato pequeño y el piñón más grande que exista, no puedes parar, hay que pedalear y avanzar. Sientes que la carretera cada vez está más cuesta arriba, pero no puedes levantar la cabeza buscando la meta, aún está lejos y eso te desmotiva, miras a la rueda y sigues pedaleando. Sientes el apoyo del público en la cuneta, sus ánimos incluso alguien que te empuja desde el sillín para coger impulso. De repente llega un falso llano, coges aire, metes plato grande y avanzas para coger inercia. Y de nuevo las duras rampas que te vuelven a dejar sin aliento, pero sigues pedaleando, y avanzando, parece que la meta no llega, pero los kilómetros van cayendo…. De repente levantas la cabeza y al fondo ves una maraña de gente gritándote, aplaudiéndote, esperándote, la meta está a la vista. Sientes que no te quedan fuerzas, que no la alcanzas, pero aprietas los dientes y vas a por el último esfuerzo y si…. Por fin has llegado, has cruzado la meta, exhausto sin fuerzas para respirar, ni para bajarte de la bici, pero has llegado. Atrás has dejado una dura etapa, has sufrido, has sudado y hasta llorado encima de la bici, pero la has superado.

contrarreloj

Contra el crono o contra el mundo

Yo añado la contrarreloj… ya sabes, competir tú sólo contra el crono, sabiendo que el resto está igual que tú, aunque no los ves. Quizás es como un examen, o la presentación de un proyecto. Cada uno hace lo mejor que sabe, como mejor sabe. Es una lucha contra ti mismo. En la soledad. No vas a poder ir a rebufo de nadie, ni nadie al tuyo. Tú contra el mundo.

El ciclismo es un deporte solitario y a la vez de equipo. Nuestra vida es nuestra. Las decisiones son cosa nuestra. Vivimos la vida que NOSOTROS queremos. Pero necesitamos de los demás. Porque avanzar con los demás, es avanzar MÁS y MEJOR. Si todos pedaleamos a la vez y en la misma dirección, llegaremos antes al objetivo.

tandem antiguo mujeres

Juntas podemos… Yes, we can!! 😀