Motivación

Como deportista super aficionada, la MOTIVACIÓN es un tema que me preocupa bastante. A lo largo del año -natural o deportivo- se pasan distintos momentos de forma, distintos estados anímicos, alguna lesión o pequeña molestia, momentos de cargas laborales o familiares. Y puede que en algunos de estos momentos nos falle la motivación para -por ejemplo- seguir entrenando o compitiendo.

motivacion

Motivación… a veces, ¿ande andarás?

Según la RAE, motivación es el “Conjunto de factores internos o externos que determinan en parte las acciones de una persona“.

Nos hace falta motivación para la vida diaria, no solo para el deporte. Para levantarse de la cama, para ir al trabajo, para hacer mejoras en casa, para cocinar, para ir a entrenar… Para TODO hace falta. ¿Por qué hay temporadas en las que te comerías el mundo, que la motivación te sale por los cuatro costados, y sin embargo otras veces sientes como si llevaras una piedra de 200 kg a rastras y todo se te hace un mundo? Si tú eres la misma persona, trabajas con la misma gente, entrenas con el mismo equipo… ¿Qué pasa? ¿Eres raro? ¿Estás mal? Pues NO.

Pienso que a veces hay ALGO externo que alimenta tu motivación, por ejemplo una buena marca en una carrera, la defensa de una tesis o un proyecto final, una alabanza de tu jefe o de un cliente por un trabajo bien resuelto, o porque quieres compartir con alguien especial tus logros y quieres que sean muchos y muy buenos. Hay algún hecho concreto que hace crecer la confianza en ti, que te llena, que te da alas. Eso TE MOTIVA.

mujer_fuerte_11

Así me siento cuando estoy motivada!!!

Sin embargo, no siempre se consigue una buena marca en una carrera… Ni tu jefe te alaba… Ni ningún cliente está encantado con tu gestión… O la tesis, se alarga y se alarga y no se ve el final… O no hay ese ‘alguien’ a quien taladrar con tus logros… Pero es que como se dice por ahí muchas veces, LA VIDA ES ASÍ.

La motivación hay que trabajarla. Como todo lo bueno, hay que currárselo. Hay trucos. Seguro que si buscas en san gúguel hay millones de psicólogos que te dan claves, pasos a seguir… pero yo voy a exponer los míos (que no son para nada de experta en el tema, ni mucho menos… jeje, soy una sufridora de a pie a la que también la motivación a veces se le esconde).

  1. Intento rodearme de positividad. ¿Cómo? Rodeándome de gente positiva. Personas que ven las cosas de forma agradable, sin agobios, que les cuentas tus objetivos, tus avances y te escuchan y animan. Que todo lo ven solucionable. Que se arremangan  ante cualquier problemilla o a una mínima llamada tuya para intentar solucionar lo que sea.
  2. Esos días que me encuentro pletórica (por esa “alabanza de mi jefe” por ejemplo, o por un agradable encuentro), aprovecho para hacer ‘esas cosillas’ que voy dejando de lado porque me cuestan más. Muchas veces me pasa que estoy en el trabajo y digo: madre mía, ¿eso hice yo el otro día? 😉
  3. Intento alejarme de la negatividad. Al igual que las personas positivas nos contagian esa positividad, las negativas hacen lo propio. Si no hay otro remedio, las escucho y atiendo, pero si puedo… salgo por piernas!!! Porque de verdad, toda esa energía que te absorben, es energía y ánimo que tú pierdes! Y ver las cosas de forma negativa, NO APORTA NADA.
  4. Aunque tenga un gran objetivo -sea deportivo, laboral o personal-, intento vivir los días con pequeños objetivos. Objetivos a corto plazo. Si voy superándolos, seguro que el gran objetivo es pan comido!! Porque conseguir objetivos (del tamaño que sean) me da fuerza, me da confianza en mí misma.
  5. Para la motivación “deportiva” leí una vez (y lo hago) que también es bueno aprovechar el tirón de las redes sociales (que ahora se comparta “todo” en parte puede ser una ventaja…) y seguir a algún deportista al que admiremos (sea élite o no élite). Ver qué hace, cómo y cuándo entrena, qué come, cómo se recupera de un mal resultado, cómo consigue un buen resultado y lo comparte después de mucho entrenamiento, cómo desconecta o descansa, etc. En fin, aprender ‘copiando’, que por qué no, no está mal!

Hay muchos más trucos, claro, pero cada persona ha de buscar y trabajarse la motivación con sus propias herramientas. Buscar objetivos realistas, y -un paso tras otro-, se van consiguiendo. Unos pasos costarán más que otros. Con unos avanzarás, con otros, te parecerá que retrocedes o que no avanzas lo suficiente… pero en el cómputo final, irás avanzando.

Así que, amigo, en esos momentos en que falla la motivación, búscala, que seguro anda cerca!!! Y ya sabes, si nada de todo esto funciona, CAMBIA RADICALMENTE ALGO EN TU VIDA. Abraza lo nuevo, lánzate por nuevos retos, distintos. MUÉVETE.