‘Décadas de gimnasios’ by Javi

Me encanta me encanta y me encanta tener un colaborador. Aporta aire fresco, experiencia, ilusión, vivencias… jajaj. Y en este caso, puedo decir que al 100% suyas, porque yo? Cero. Jamás. Repito. Jamás me he apuntado a un gimnasio. Lo más parecido a eso lo estoy viviendo este año yendo a spinning aquí en la Uni, que es donde trabajo.

Ni qué decir tiene que los gimnasios (concebidos como son ahora, Javi, gracias por la explicación!) son un complemento ideal para el ejercicio de un atleta, duatleta o triatleta. Sobre todo en invierno, que es cuando el frío, la lluvia y demás, nos echa atrás a la hora de salir a hacer bici o correr.

Como Javi me habla siempre del gym (oh yeah), se nos ocurrió hablar de los gimnasios, de cómo han evolucionado con los años. Tanto los recintos como los especímenes que por allí se pueden encontrar. Así que…. os dejo con mi colaborador Javi!! 😀

El  otro día hablaba con Elena sobre deportes y demás cuando de repente me pregunta:

–         E: Javi, desde cuándo vas al gym?  y me quedo pensando…

–         J: (y pensando) pues, pues pues… desde el ochenta y pico.

–         E: Caramba, qué mayor eres.

[no me puedo resistir a hacer un inciso: ¿tan borde fui???? jajjaja, lo que no sé es cómo todavía me hablas!]

Pero no es que sea mayor,  simplemente llevo haciendo deporte desde jovencito, siempre, descansando algún mes de vez en cuando… y claro, adaptándome a cada tiempo. Así que he pensado en hablaros de los gimnasios, cómo han evolucionado con el paso de los años, por mi experiencia como usuario y como profesional gestionando un centro Fitness & Wellnes (luego explicaré el concepto) durante varios años.

531780_4583327789955_1822686971_n

El pipiolo de Javi con las mancuernas y dos colegas 😀

A finales de los 80, yo era un pipiolo, pero me atraía la idea de entrenar, así que me apunté al gym del barrio, y creerme que cumplía con el tópico de “un local en el sótano de un edificio”, visto desde hoy aquello era un antro, olía mal, estaba lleno de tíos enormes hipermusculados, peludos y lo acompañaba un ensordecedor “clinnn clinnn” ruido de mancuernas y placas chocando.

robert-snyder-levantando-a-un-hombre

Javi, si eres como una pluma!

Las máquinas, las pocas que había, eran de cadena, imaginaos el ruidito “rik rik rik rik”!! Allí sólo encontrabas mancuernas, de hasta 80 kg y discos y más discos de hierro. Era raro alguna chica por allí y la música…. Pues hasta Rosendo se podía escuchar. Siempre recordaré la anécdota de un día que un tipo me cogió en el aire para hacer bíceps conmigo ¡!

555881_4583328509973_238988253_n

Javi, qué bien te rodeabas, jodío!

Llegaron los años 90 y aquello iba cambiando… Qué bien!! Locales amplios, más o menos chulos, donde abundaban máquinas para trabajar todos los grupos musculares, organizados de una forma más o menos lógica. Era curioso, junto a la sala de musculación había una o dos salas para hacer Aerobic, si por aquella época era toda una revolución, chicas con sus melenas rizadas, mallas rosas, calentadores rosas, muñequeras rosas y cintas en el pelo rosa, moviéndose al ritmo de música cañera…. Recuerdo a mediados de los 90 una chica que vino a dar una clase en “bicis estáticas”… jajaj decíamos todos, hay que estar chalado meterse una hora ahí en una bici de esas a darle al pedal… pues si es lo que estáis imaginando, llegaba el spinning, bendito spinning! En esta época aparecieron nuevas actividades como step y los gimnasios abrieron su abanico a mucha más gente. Ya no era un lugar de musculados, sino un lugar donde hacer deporte, estar en forma, cuidar la línea y… la era de los anabolizantes (en otra ocasión contaré alguna anécdota).

anabolizado

¿Anabolizantes? Qué dices!

Llegó el nuevo siglo y el mundo de los gimnasios evolucionó de una forma radical, todo se profesionalizó mucho, los gimnasios se convirtieron en espacios muy cuidados, instalaciones meticulosamente pensadas para ofrecer el máximo a sus clientes. Las salas estaban repletas de  máquinas buenas, prácticas, pensadas para entrenar según niveles y exigencias… y hasta bonitas, novedosos equipamientos de cardio, un sinfín de actividades dirigidas pensadas según el potencial usuario: Spinning, Body-pump, cardio-box, y un largo etc…  Sí, llegaban las grandes cadenas o2, Virgin, Metropolitan y con ellas  la era de los centro Wellness: un lugar pensado para todos los públicos, donde hacer deporte, relajarse en el spa y relacionarse, un lugar donde disfrutar de instalaciones de primer nivel, donde todo es bonito e invita a hacer deporte. (Dedicaré un artículo a este modelo de gimnasios más adelante).

La crisis empieza a ac77192_4583330590025_1168031797_nuciar y desde Inglaterra empiezan a llegar nuevas ideas para adaptarse a los tiempos, no hay que dejar de hacer deporte, llegan los gimnasios “low cost”.  Atrás quedaron los lujos y caprichos de la década dorada, se impone lo básico, pero bonito, instalaciones grandes, muy sencillas pero con todo lo necesario para entrar bien. Las clases en algunos casos no las da un monitor, sino un vídeo, las duchas son pre-pago… en definitiva todo comedido.

Muchos años, muchos gimnasios y en todos siempre he escuchado la misma frase en boca de alguna pobre alma: “ no quiero entrenar mucho que enseguida me pongo muy grande “… ya ya, en un mes te vas a poner como un toro chaval!!

Pues hasta aquí el articulito sobre la evolución de los gimnasios desde los años 80 hasta ahora. Muchas gracias, Javi!!! Y hasta la próxima!!

culturista

Javi, ¿si voy a tu gym en dos días me pondré así? 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s