Motivación

Según el diccionario de la RAE, ‘motivación’ es un ‘Ensayo mental preparatorio de una acción para animar o animarse a ejecutarla con interés y diligencia’. Si nos vamos a las raíces, el palabro en cuestión viene del latín motivus, que quiere decir ‘causa del movimiento’.

En el caso que me ocupa, la acción o el movimiento va a ser un triatlón, una carrera, un entrene o pensándolo mejor, podría ampliarlo a otros ámbitos de la vida, como por ejemplo hacer la tesis doctoral, el día a día en el trabajo, ser voluntaria en una ong, estudiar otra carrera, hacer un blog, etc.

Está claro que una acción ha de tener un objetivo. Un fin. Una meta. Hacer una tesis tendrá como objetivo investigar un tema que interese, descubrir algo que nadie antes había conseguido, mejorar tu puesto de trabajo… el día a día en el trabajo, hacerlo bien y conseguir un nuevo cliente, y así obtener una comisión, o simplemente ganar un dinero que te servirá para vivir, para mantenerte, para dar de comer a tus hijos…. Pero ¿cuál es el objetivo a la hora de hacer un triatlón, o simplemente un entrenamiento? ¿Qué es lo que te motiva a la hora de calzarte las zapas una tarde de invierno a las 20.00 y salir a hacer 10, 12, 14 kilómetros corriendo, o madrugar un sábado para hacerte 100 km en bici?

Con mi corta y pobre experiencia de ‘deportista aficionada’ he de decir que en mi caso, la motivación para entrenar un día cualquiera viene de lo siguiente: gusto por la actividad física, conservar o incluso mejorar la salud, aguantar más que en el entrene anterior, sudar y eliminar toxinas y estrés o prepararme para una carrera y hacerlo bien (y así obtener el reconocimiento SOCIAL!! Por qué no admitirlo!?), uf! Seguro que si lo pienso bien, encuentro muchísimos motivos más para salir a entrenar un día cualquiera. En el caso de entrenar en grupo (en mi caso Nosotras Passatge), o con algún amig@, es SOCIALIZAR. Esto es, bromear, reír, compartir vivencias, etc.

Si hablamos de una carrera o un triatlón, la motivación probablemente sea algo distinta, y es lo que he comentado rápidamente en el párrafo anterior. Se trata del reconocimiento social, el deseo de ganar o hacer una buena marca y demostrar una habilidad. A veces, el mero hecho de terminar (sea en la posición que sea) un triatlón ya nos va a reportar reconocimiento por los nuestros. Un abrazo en la meta, por ejemplo. Felicitaciones de nuestros amigos o compañeros de equipo. En mi caso, puedo jactarme de que en mi equipo tenemos una fantástica costumbre desde el primer día, y es que hay una competencia sana e inocente que nos motiva a participar en muchas pruebas y muy variadas, a ‘ganarnos’, a animarnos, a acompañarnos a veces sin participar. Puedo decir que lo que más recuerdo de mi Primer Triatlón Olímpico son los abrazos sinceros y cariñosos de Ana (gracias por venir a animar!!), Celia y de Patri en la llegada a meta, y por supuesto luego todas las felicitaciones del resto de compis. Y eso que sufrí mucho durante la prueba!! Que aunque algunas me animaban por otro nombre (eh, Irene?), me encantó, me sentí arropada y acompañada. Y eso está muy por encima del mérito deportivo.

Conclusión: deporte compartido y hazañas compartidas, saben mucho mejor.
Y como dijo Jim Ryun (exatleta norteamericano): la motivación nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite continuar.

Image

Abrazo llegada a meta 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s